La Perra Católica

logos PNG-02

Siete consejos útiles para reducir el estrés financiero en los millennials

Tus amigos te invitan a salir y comienzas a sudar. Ves lo mucho que están emocionados, ya eligieron el lugar, ya stalkeaste y además te diste que no tienes un presupuesto que se ajuste a la invitación, pero intentan convencerte para que vayas. Escuchas desde el «yo te presto» al «luego me pagas, pero ve». Aceptas, sin embargo, no te sientes cómodo porque sabes que no tienes dinero. 

Desde ese momento comienzas a experimentar un estrés financiero, incluso desde el evitar salir por miedo a gastar. Sin embargo, en La Razónte damos algunos consejos para que superes esta situación y tu situación financiera mejore.

Primero, ¿qué es el estrés financiero y cómo sé si lo padezco?

El estrés financiero es un padecimiento que se caracteriza por «la angustia, la ansiedad y la presión que se experimenta a una situación llena de incertidumbre y dificultad económica que roba energía y tiempo». Para identificar si padeces estrés financiero, te pedimos que identifiques estas señales. En caso de que te reflejes en cinco de estos comportamientos, entonces padeces estrés financiero. 

  • Pides dinero prestado cuando sales con tus amigos
  • Llegas a fin de mes con lo justo o sin dinero
  • Piensas 24/7 en tu situación financiera
  • Revisas la app de tu banco de manera constante
  • Vives esperando a que llegue la quincena
  • Evitas salir por miedo a gastar
  • Sueles reducir gastos necesarios
  • Te atrasas en tus pagos de créditos o servicios
  • Utilizas tu tarjeta de crédito para gastos diarios
  • Gastas más de lo que tienes
  • Buscas un trabajo adicional
  • Pagas un crédito con otro

Consejos para reducir el estrés financiero

Para que puedas reducir el estrés financiero que padeces, te compartimos algunos consejos, con información de instituciones bancarias como Scotiabank.

  1. Elabora un plan de acción. Ponte una meta para conocer el rumbo de tu plan de acción. Comienza por pagar tus deudas más pequeñas y comprométete a no adquirir más deudas hasta no liquidar las que tienes. 
  2. Haz un presupuesto. Así sabrás cuánto dinero tienes, en qué lo gastas y cuánto te queda libre. Lo que te queda libre, úsalo para pagar tus deudas y después comenzarás a ahorrarlo.
  3. Identifica tus deudas. Analiza tus gastos y después identifica la fuente de tus deudas para que determines cuáles de esos gastos son innecesarios y los puedas reestructurar. 
  4. Cuida tus gastos. Compra sólo lo que necesites. En momentos difíciles de tu economía, deberás modificar tus hábitos de consumo. Cuando vayas a comprar algo, pregúntate si realmente lo necesitas. 
  5. Utiliza sabiamente tu crédito. Antes de adquirir un crédito o utiliza una tarjeta, evalúa si el objeto que vas a adquirir tendrá una vida útil mayor al plazo de tu préstamo. 
  6. Mide tu capacidad de pago. Tus deudas no deben ser mayores al 30 por ciento de tus ingresos, recuérdalo. De esta manera te vas a sentir menos rebasado y podrás tener control sobre ellas. 
  7. Haz un fondo de emergencia. Cuando estabilices tu situación económica, planea crear este fondo para que te ayude en futuras ocasiones para enfrentar mejor los momentos difíciles que se te presenten de manera inesperada. El fondo deberá cubrir de 3 a 6 meses de gastos. 

 41,288 Visitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio