La Perra Católica

logos PNG-02

Brian Cox critica la cultura “progre” y dice que los millennials son el problema

Arturo López Gambito

vie, 14 de julio de 2023, 8:08 a.m. CST·4  min de lectura

Brian Cox critica la cultura “progre” y dice que los millennials son el problema
Brian Cox critica la cultura “progre” y dice que los millennials son el problema

Brian Cox ha sido nominado al Emmy nuevamente por su papel de Logan Roy en Succession (98%), la exitosa serie de HBO, y no sólo ha dado de qué hablar por su excelente actuación, sino por las polémicas declaraciones que realizó en el show de Piers Morgan, sobre la cultura “woke” (despierta), que es mejor conocida en México como “progre”, y se refiere a un nivel alto de conciencia sobre problemas de justicia social y racial. El término es una forma despectiva de describir un pensamiento y un enfoque que están muy conscientes de los problemas actuales de discriminación e injusticia.

También te puede interesar: Succession: Brian Cox dice que no ha visto el final porque no se aferra a sus roles

En Estados Unidos la palabra woke comenzó a ser más ampliamente reconocida después del movimiento Black Lives Matter. A menudo implica la defensa de políticas y prácticas inclusivas, la promoción de igualdad de género, derechos de las personas LGBTQ+, derechos de las personas de color, y otras causas similares. También se puede ver a la cultura “progre” como una reacción a las actitudes y prejuicios tradicionales, y un esfuerzo por desafiar y cambiar las normas y estructuras sociales que perpetúan las desigualdades.

Sin embargo, la otra forma en que se entiende lo “progre” es como una reacción exagerada ante cualquier cosa que no les gusta a ciertos grupos, y no se puede negar que las redes sociales dan voz a muchas personas que juzgan a otros desde el privilegio y una pretendida superioridad moral, pero parecen más motivadas por el odio. Brian Cox cree que esto es culpa de los millennials, así lo dijo a Piers Morgan (vía IndieWire):

Ver Video

No creo que las redes sociales ayuden. Entorpecen, no ayudan, creo que señalan errores con demasiada facilidad. Y todo lo progre, de lo que hemos hablado antes, toda la cultura progre es realmente horrible […] y la cultura de la vergüenza. No sé de dónde viene ¿Quiénes son los árbitros de esta vergüenza? Es muy difícil precisar quiénes son y resulta que, por lo general, son un montón de millennials. Supongo que, en cierto modo, probablemente estén diciendo: ‘Bueno, ustedes lo arruinaron, así que también podemos hacer algo al respecto’. Pero es desde el principio equivocado. Viene del lugar equivocado.

Antes de estas palabras, Cox ya había criticado la censura de las novelas infantiles de Roald Dahl , y había culpado a la cultura “progre”. También ha defendido a J.K. Rowling de la presunta cultura de la cancelación, a la cual calificó como “macartismo fascista”.

Además de su papel como Logan Roy, Brian Cox es reconocido por su diversa y prolífica carrera que abarca varias décadas. Es famoso por ser el primer actor en interpretar al icónico personaje de Hannibal Lecter en Manhunter (94%) (1986), a William Stryker en X-Men 2 (86%), y a Agamenón en Troya (54%) (2004). Además, ha tenido roles destacados en películas como Corazón Valiente (78%) e Identidad Desconocida (83%).

Ver Video

El progresismo es una corriente ideológica enfocada en la promoción de justicia social y equidad a través del reconocimiento y la corrección de las desigualdades institucionales. Desde esta perspectiva, el progresismo es vital para la evolución y madurez de cualquier sociedad, dado que busca expandir derechos y garantizar una mayor inclusión a grupos históricamente marginados.

Sin embargo, esta corriente es a menudo malinterpretada o rechazada por sectores más conservadores. Esta resistencia puede surgir del miedo a perder privilegios históricos, o de la percepción de que los cambios impulsados por la cultura progre son demasiado radicales o rápidos. Es importante recordar que el progreso social siempre ha encontrado resistencia inicial, ya sea la abolición de la esclavitud, el sufragio femenino o los derechos civiles.

No obstante, el objetivo del progresismo no es la supresión de los valores tradicionales, sino la búsqueda de un entorno más equitativo e inclusivo para todos. A veces, este camino puede ser incómodo, ya que obliga a la sociedad a confrontar injusticias arraigadas. Pero en última instancia, una comprensión clara y justa del progresismo conduce a una sociedad más justa, empática y libre de prejuicios. En lugar de ver el progresismo como una amenaza, se debería considerar como una oportunidad para un crecimiento y desarrollo social más profundo.

 41,118 Visitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio